Atenea Centro de Estudios
Blog
Estudiar después de los 45 años
21Sep

Estudiar después de los 45 años

¿Tiene más de 45 años y estás considerando volver a estudiar?
 

En este tiempo que nos ha tocado vivir, actualizar los conocimientos técnicos e intelectuales se ha vuelto imprescindible para adaptarse convenientemente a las nuevas exigencias del mercado laboral.

La cara cambiante del empleo

El promedio de vida es de 79 años para los hombres y de 85 años para las mujeres. La edad promedio de jubilación de los españoles es algo más de los 64 años. La población está envejeciendo y, como resultado, la gente trabaja más tiempo. Aunado a esto, con la extensión cada vez mayor de la edad te enfrentas al hecho de que podrías pasar otras dos décadas trabajando. Dado el caso, ¿cómo puedes asegurar tu empleabilidad en un mercado más saturado que nunca? La respuesta es clara: la formación.

Experiencia versus formación: ¿por qué no ambas?

Los empleadores tienen que tomar una decisión difícil tras valorar estas dos opciones. Por ejemplo, ¿valoran más la experiencia que las calificaciones académicas? La respuesta depende del gremio laboral, pero lo que sí podemos asegurar es que cualquier empleador valorará favorablemente a un candidato con estos dos activos. Los empleados con experiencia y buenas (y recientes) calificaciones aportan nuevos conocimientos a la industria, más experiencia (o 'memoria corporativa'), qué procesos funcionan mejor, etc. Estudiar para obtener resultados que mejoren tus conocimientos y habilidades es una inversión segura.

Beneficios para tu jefe y para la economía

La mayoría de partidos políticos de cualquier ideología reconocen la necesidad de incorporar a trabajadores de una franja de edad superior a la media. Es de interés general tener empleados cualificados, con una vasta experiencia y de edades maduras, en lugar de que estos dejen de pagar impuestos. Como resultado, existen excelentes incentivos para que las empresas contraten a trabajadores mayores, ya sea en forma de subvención económica o de desgravación fiscal.

Los mayores de 45 años tienen a asumir de forma natural roles de mentoría.

Dada su experiencia tanto en el lugar de trabajo como en la vida en general. Las tasas de ausentismo de los trabajadores de edad madura están muy por debajo de las de los trabajadores más jóvenes y valoran mucho la puntualidad.

Los empleadores que aceptan a los trabajadores mayores atraerán a más trabajadores similares. Los estudios han encontrado que los trabajadores mayores toman menos días por enfermedad, son más leales o más rinden al máximo durante siete horas de una jornada de ocho, ¡mucho más que los empleados más jóvenes!

Canas al poder

Los mayores de 45 años se sienten orgullosos de hacer bien su trabajo, en lugar de simplemente cumplir y se les reconoce buenas habilidades de gestión del tiempo.

Estudiar una carrera en edad madura no es solo algo que puede marcar la diferencia. Una educación mucho más pulida, la gran fortaleza de sus conocimientos y la experiencia vivida se convertirá en un valor a tener en cuenta en el trabajo moderno. ¿Qué empleadores no estarían dispuestos a beneficiarse de este potencial?

Acceso a la Universidad 

El Acceso a la Universidad para mayores de 45 años permite acceder a los Estudios Oficiales de Grado en las universidades a todas las personas que cumplan o hayan cumplido 45 años durante el año natural en que se realiza la solicitud de acceso.

Los aspirantes deberán realizar una serie de exámenes y superar una entrevista personal en la universidad a la que se desea acceder. 

¿Te animas?
 

¡Comparte esta noticia!